"Ábrete sésamo": el ingreso a la cuarta revolución industrial, un desafío titánico para la humanidad.
  • 06 de Marzo, 2022

"Ábrete sésamo": el ingreso a la cuarta revolución industrial, un desafío titánico para la humanidad.

¡Hola! ¿Cómo estás? Mi nombre es Gastón y vengo a compartirte mi columna mensual de los domingos en nuestro blog de Pint.

Hace algunos meses el CEO y fundador de Facebook, Marck Zuckerberg, presentaba Metaverso: un nuevo universo digital que promete transformar nuestras experiencias en línea,  un concepto que describe una manera inmersiva y multisensorial en lo referido al uso de diversos dispositivos y desarrollos tecnológicos en internet. 

A mediados de 1992, Neal Stephenson en su novela futurista Snow Crash, acuñó por primera vez el término de «Metaverso», una idea basada en la realidad virtual donde las personas exploran el mundo de manera interconectada. Treinta años más tarde, la realidad supera la ficción y nos acerca a la puerta de un “nuevo mundo digital”.

En la mira de los gigantes tecnológicos como Microsoft, Google, Apple, Meta (Facebook) aparece el metaverso, una pieza clave para el futuro de la industria, percibiendo inversiones económicas exorbitantes y presentando un abanico amplio de posibilidades de interacción  que van desde espacios transitables con cascos de realidad aumentada, hasta la compra de terrenos en realidad virtual que se comercializan a través de criptomonedas.

Si bien en la actualidad podemos hablar de un proto-metaverso, que se encuentra en fase de experimentación, el mismo puede ser comparado a los inicios de internet, cuando era solo un lenguaje universal que trasladaba paquetes de información de una red a otra; luego los avances en la conexión llevaron a revolucionar la industria y la economía. Lo mismo está ocurriendo con el prototipo de metaverso: mundos virtuales, universos paralelos, existencias alternativas,  pero que hasta el momento no se encuentran interconectados, debido a las deficiencias en la conectividad.

John Stuart Mill, pregonaba que “todas las buenas ideas pasan siempre por tres etapas, la ridiculización, la discusión y la adopción”. Probablemente el Metaverso se encuentre en la primera, aunque de la ridiculización nadie está exento. De la discusión y la adopción nos encargaremos en las columnas venideras, ya sabemos que estos temas siempre dejan tela para cortar.

No existen dudas de que la cuarta revolución industrial ya está en marcha, transitamos gran parte de nuestro día con dispositivos móviles pegados a nuestra mano, interactuamos con pantallas con total naturalidad, los avances científicos y tecnológicos no dan tregua, rompiendo los esquemas establecidos, abriendo paso a un universo desconocido.  

Durante el año 2013, la Universidad de Oxford publicó un estudio, cuyo pronóstico resultó inesperado. La investigación estimaba que alrededor de un 47% de los empleos tradicionales, tal cual los concebimos en la actualidad, desaparecerán en las próximas dos décadas, producto de la automatización en las tareas. La evidencia empírica lo demuestra, y nos encargaremos de detallar algunas cuestiones al respecto.

La inteligencia artificial y la inmensa base de datos conocida como “la nube”, permite en diversas partes del mundo a restaurantes, hoteles y supermercados ser atendidos directamente por robots, los mismos interactúan con sus clientes brindando información precisa, y despachando sus pedidos, sin necesidad de intermediación humana. 

Debido al brote pandémico de COVID-19 y las restricciones de presencialidad en lugares cerrados, fueron muchas las sucursales bancarias que optaron por cerrar sus puertas y ofrecer servicios de atención al cliente on-line, lo que motivó la aparición de bancos virtuales donde directamente la existencia de sucursales físicas son cosa del pasado. 

Con la llegada de las billeteras digitales, que reemplazan el uso del dinero en formato papel, sumado a la irrupción de un sinfín de criptomonedas que permiten transaccionar en tiempo real sin la mediación de autoridades monetarias, esquivando los radares de la regulación, nos pone en evidencia que el mundo de las finanzas está mutando hacia algo nuevo, donde los robot-asesores financieros se convierten en la vedette del sistema.

En cuanto a la medicina moderna y los avances realizados en la materia solo han pasado algunos días desde que David Bennett se convirtió en la primera persona en el mundo en recibir un trasplante de corazón de un cerdo modificado genéticamente.

Entre tantos desarrollos médicos, cabe destacar el de los tatuajes electrónicos, creado por la empresa Chaotic Moon que arrojan datos en tiempo real del paciente, sirven para monitorear valores médicos y trabajar en la prevención de enfermedades. Si bien todavía se encuentra en etapa experimental, ya se dieron a conocer los primeros resultados

Hurgando aún más en la cuestión, descubrimos que ni los letrados están exentos de la automatización de sus tareas. En EEUU varios bufetes de abogados ya utilizan ayuda robótica para responder consultas  legales en línea, donde un bot ofrece un menú de posibilidades y el cliente marca las opciones que corresponden a su demanda. Por otro lado, hasta de los jueces se prescinde, ya que existen plataformas que brindan servicios legales y ofrecen resolver contiendas entre el común de los ciudadanos.

La búsqueda de propiedades en el rubro inmobiliario, a través de algoritmos por medio de inteligencia artificial y la aparición de agencias inmobiliarias automatizadas, forman parte del nuevo mercado de bienes raíces. Estos algoritmos se encargan de encontrar potenciales compradores y vendedores interesados en propiedades específicas, por medio del análisis de datos, teniendo en cuenta los consumos que los potenciales clientes realizan.

En este contexto, irrumpe en el mercado inmobiliario Pint, un portal web que intenta construir la primera plataforma dedicada a potenciar la experiencia de búsqueda, conocimiento y adquisición desde entornos digitales, proveyendo de un servicio innovador y de excelencia a sus clientes,  sin perder de vista el papel que la empresa ocupa en la sociedad y la responsabilidad que eso conlleva.

Y aquí nos encontramos, en plena inmersión entre el mundo digital y el mundo real. Así, con esa impronta nació el portal que da vida a este blog, con la idea madre de acercar a las personas a un nuevo espacio, interactuando en el medio digital y siendo esta la entrada a una nueva gran experiencia.

El mundo avanza y no espera, debemos repensar la organización de nuestras sociedades y las tareas que en ellas se desempeñan, la tecnología llegó para facilitar ese trabajo, será cuestión de estar atentos cuando el desafío toque nuestra puerta.

Espero que te haya gustado mi columna, y haberte acompañado al menos un momento, ¡gracias por leerme!

 

- Por Gastón Figueras, Lic. en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales -