La gran obra del padre de la arquitectura moderna en La Plata - La Casa Curutchet
  • 17 de Noviembre, 2022

La gran obra del padre de la arquitectura moderna en La Plata - La Casa Curutchet

La Casa Curutchet fue diseñada por el arquitecto suizo Le Corbusier, considerado el "padre de la arquitectura moderna", construida en la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, en Argentina, entre los años 1949 y 1953. Ubicada en Avenida 53 N.º 320, entre 1 y 2, fue en el año 2016 declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Después de varios fracasos intentando construir una obra en América del Sur, Le Corbusier estableció una fuerte relación con los profesionales latinoamericanos y mantuvo correspondencia regular con el argentino Amancio Williams (quién le encargó inicialmente la construcción de la casa Curutchet).

 

 


En 1948, el cirujano e inventor de instrumental quirúrgico Pedro Domingo Curutchet le encargó los planos a Le Corbusier, quien buscaba concretar el plan urbano que había diseñado para Buenos Aires. Declarada de interés provincial, turístico y Monumento Histórico Nacional en 1987, la casa es actualmente sede del Colegio de Arquitectos de la Plata, que la alquila a los herederos de Curutchet. El 17 de diciembre de 2010, el Senado bonaerense sancionó una ley que declara al inmueble “de utilidad pública y sujeto a expropiación”, para “preservar, enriquecer y difundir el patrimonio cultural, histórico, arquitectónico y urbanístico”.

El arquitecto proyectó la vivienda en un terreno de solo 180 m², entre medianeras, sin dejar de tener en cuenta el entorno de la ciudad y la cercanía de su bosque.
La construcción constituye un curioso y logrado ejemplo desde el punto de vista plástico de adaptación de los principios característicos de la arquitectura doméstica de Le Corbusier a las particularidades del contexto urbano de una ciudad argentina.
Reúne los cinco principios enunciados por Le Corbusier años antes de que diseñara la casa, pero enfocado en un lote de reducidas dimensiones. No obstante logra que se plasmen en la obra: planta libre, para circular; los pilotis, que son las columnas circulares que se ven en toda la casa; la fachada libre, estructura independiente por la cual las ventanas pueden tener cualquier forma y tamaño; la ventana corrida, que va sin paramentos de una punta a la otra del edificio; y la terraza jardín.

El diseño de la elevación de calle es uno de los puntos destacados del proyecto. En la Casa Curutchet, Le Corbusier resume el proceso compositivo de la vista frontal aplicando el enfoque pictórico purista. El diseño es un equilibrado juego de signos aplicados en el espacio
 

La Proptech Pint dando de alta en Street View esta obra de arte que cada año recibe miles de turistas, estudiantes, profesionales y entusiastas, comparte con el mundo lo que desde el punto de vista de la arquitectura constituye una obra sin precedentes a nivel sudaméricano