cultura pint

 “Nunca hay que estar satisfecho con lo que se hace. Nunca es tan bueno como podría serlo. Siempre hay que soñar y apuntar más alto de lo que es posible hacer. No hay que preocuparse simplemente por ser mejor que los contemporáneos o que los predecesores. Hay que tratar de ser mejor que uno mismo”

William Faulkner

 

Creemos que el acercarte a un espacio interactuando en el medio digital puede ser una gran experiencia. Nos interesa, aun cuando sea por curiosidad, que puedas conocer la mejor versión de cada lugar, desde donde sea que te encuentres.

Con este fin, tenemos una increíble y excepcional cultura interna que hacemos propia y compartimos para que todo el que se identifique esté más cerca de cada uno de nosotros. Como todas las grandes empresas, nos esforzamos por formar los mejores equipos y valoramos la integridad, la excelencia, la diversidad, el respeto recíproco, y la colaboración. Pero lo que hace de Pint una empresa verdaderamente especial es lo mucho que llevamos a la práctica estos comportamientos:

 

  1. Adoptamos como equipo el lema “Nullius in verba” (No hay palabras finales)

  2. Alentamos a que las personas tomen decisiones de manera independiente.

  3. Compartimos información de manera abierta, clara y deliberada.

  4. Somos francos los unos con los otros.

  5. Evitamos las excesivas reglas.

 

Nuestra filosofía fundamental es que las personas son más importantes que los procesos. Específicamente, contamos con personas excelentes que trabajan juntas como un verdadero equipo. Gracias a este enfoque, somos una organización más flexible, divertida, estimulante, creativa y colaborativa.


 

Cimientos de Pint

“Todas las buenas ideas pasan siempre por tres etapas, la ridiculización, la discusión y la adopción”

John Stuart Mill

 

Los tres pilares que impulsan la propuesta de valor de  Pint son lo que nosotros llamamos nuestros CEi (comunicación – estética – innovación). Pero para llegar a ellos una serie de virtudes que impulsamos hacen las veces del verdadero origen de la energía que nos  motiva. Cuanto más te identifiques con estos valores y describan a la gente con quien te gusta trabajar, es más probable que sigas en conexión con nuestra forma de ver el mundo.

 

Innovación

  • Generar nuevas ideas que resulten útiles.

  • Replantear las dificultades para encontrar soluciones a problemas difíciles.

  • Cuestionar las premisas imperantes y sugerir mejores estrategias.

  • Promover la agilidad minimizando la complejidad y buscando maneras de simplificar.

  • No tenerle miedo a los cambios.

Criterio

  • Tomar decisiones acertadas, a pesar de que exista ambigüedad.

  • Identificación de la raíz de un problema y no solo el tratamiento de los síntomas.

  • Pensamiento en términos estratégicos y la firmeza para expresar lo que te propones conseguir y lo que no.

  • Utilización de datos para informar tu intuición.

  • Toma de decisiones pensando en el largo plazo.

Comunicación

  • Hablar y escribir bien, con un estilo elocuente y conciso.

  • Escuchar a la gente e intentar entenderla antes de reaccionar.

  • Mantener la calma ante situaciones estresantes para poder pensar con claridad.

  • Adaptar el estilo de comunicación para trabajar con personas de otras partes del mundo que hablan según su cultura

  • Ofrecer críticas constructivas sinceras, útiles y oportunas a los compañeros.

Curiosidad

  • Aprender rápido y con entusiasmo.

  • Contribuir con eficacia fuera del ámbito de especialidad.

  • Hacer conexiones que otros pasan por alto.

  • Intentar comprender a nuestros miembros y nuestra forma de entretenerlos.

  • Buscar puntos de vista alternativos.

Valentía

  • Decir lo que se piensa cuando es en beneficio de Pint, aunque sea incómodo.

  • Tomar decisiones difíciles sin angustiarse.

  • Asumir riesgos inteligentes sin temer al posible fracaso.

  • Cuestionar las acciones que entran en conflicto con nuestros valores.

  • No temer mostrarse vulnerable en busca de la verdad.

Pasión

  • Inspirar a los demás con el afán por la excelencia.

  • Importarse por nuestros miembros y el éxito de Pint.

  • Ser tenaz y optimista.

  • Ser una persona discretamente segura y abiertamente humilde.

Generosidad

  • Buscar lo mejor para Pint, en lugar de lo mejor para uno o un grupo.

  • Mantener la mente abierta en busca de buenas ideas.

  • Tomar el tiempo para ayudar a compañeros de trabajo y a otros.

Inclusión

  • Colaborar eficazmente con personas de diversos orígenes y culturas.

  • Fomentar e incorporar distintos puntos de vista para tomar mejores decisiones.

  • Reconocer que todos tenemos prejuicios y esforzarse por superarlos.

  • Intervenir si se margina a alguien.

  • Sentir curiosidad por saber hasta qué punto nuestros diversos orígenes repercuten en el trabajo en lugar de fingir que no nos afectan.

Integridad

  • Reconocernos por nuestra franqueza entre equipos, autenticidad, transparencia y por no entrar en juegos políticos.

  • Solo decir cosas sobre los demás que les diríamos en persona.

  • Admitir errores abiertamente y sin reservas.

  • Tratar a la gente con respeto sin importar su estatus o  desacuerdos.

  • Compartir información pertinente aunque te resulte incómodo.

Impacto

  • Llevar a cabo cantidades increíbles de trabajo importante.

  • Demostrar continuamente un sólido desempeño y que tus compañeros pueden contar con vos.

  • Hacer que tus compañeros sean mejores.

  • Concentrarte en los resultados más que en los procesos.

 

Equipo Pint

“...’todos’ es una abstracción, ‘cada uno’ es una realidad”

Jorge Luis Borges

 

En Pint creemos que cada uno de los que forma parte de nuestro equipo puede ser extraordinario en lo que hace y colaborar con mucha eficacia respecto de los demás. El valor y la satisfacción de estar en un verdadero equipo son enormes. Nuestra versión de un gran lugar de trabajo no tiene que ver con gimnasios, oficinas lujosas ni fiestas frecuentes. Nuestra versión de un gran lugar de trabajo es un verdadero  equipo en busca del logro de metas comunes ambiciosas, y que a la vez representen a los deseos más íntimos de cada miembro. En un equipo así se aprende más, se hace mejor el trabajo, se mejora con más rapidez y te divertís más que en cualquier otro lugar.

En la tensión que se genera entre la franqueza y la amabilidad, nos inclinamos por la franqueza. Sin embargo, sin importar cuán francos seamos, siempre impulsamos los valores del respeto recíproco. 

No tenemos miedo a cometer errores. En nuestro deseo de mejorar, probamos todo tipo de ideas y cometemos muchos; es parte de nuestro aprendizaje.

Dentro de un verdadero equipo, la colaboración y la confianza funcionan porque cada compañero es excepcionalmente hábil en lo que hace y trabaja eficazmente con los demás.

En un verdadero equipo, no hay “genios arrogantes”, pues su costo para el trabajo grupal es demasiado alto. Nuestra opinión es que la gente brillante también es capaz de tener interacciones humanas decentes e insistimos en ello. Cuando las personas altamente capaces trabajan en un contexto colaborativo, se inspiran unas a otras para ser más creativas, más productivas y, en última instancia, lograr más éxitos como equipo que como meros individuos.

Ser parte de un verdadero equipo no es para todos, y eso está bien. Muchas personas valoran enormemente la seguridad en su trabajo y prefieren estar en empresas orientadas más en la estabilidad, la antigüedad y la previsibilidad. Nuestro modelo funciona mejor para la gente que valora la excelencia constante de sus compañeros.

Nuestros compañeros de equipo son fantásticos y trabajamos bien unos con otros, pero sabemos que siempre podemos hacerlo mejor. Nos esforzamos por mantener una confianza afianzada en nosotros mismos, pero también anhelamos mejorar. No somos nada en comparación con lo que queremos llegar a ser.

 

Libertad y responsabilidad

“El precio de la libertad es su eterna vigilancia”

Thomas Jefferson

 

Nos esmeramos en ser una empresa donde todos sienten la responsabilidad de hacer lo correcto para ayudar a afrontar los desafíos en cada momento. Hacerse cargo de los problemas, pequeños y grandes, y nunca pensar “ese no es mi trabajo”. No tenemos excesivas reglas. Pero sí buscamos fomentar un sentido de pertenencia para que el comportamiento comprometido ocurra de forma natural.

Nuestra meta es inspirar a la gente. Confiamos en que cada uno hace lo que cree que es mejor para Pint, creemos en la libertad, poder e información para apoyarnos en las decisiones que tomamos respecto de nuestra función. A cambio, esto genera un sentido de responsabilidad y autodisciplina que nos impulsa a hacer un gran trabajo que beneficia a la propuesta de valor.

Creemos que las personas prosperan cuando se les da confianza, son libres y saben que pueden marcar una diferencia. Por eso, fomentamos la libertad y el empoderamiento siempre que sea posible.

Muchas organizaciones gozan de libertad y responsabilidad cuando son pequeñas. Todos se conocen y todos cooperan en el día a día. Sin embargo, a medida que crecen, el entorno se vuelve más complejo y, a veces, baja el nivel de talento y pasión. Cuando la organización informal y fluida empieza a derrumbarse, surgen áreas de caos y el clamor general pide “madurar” e implementar una administración y procesos tradicionales para reducir el caos. A medida que prolifera el exceso de reglas y los procedimientos, el sistema de valores se transforma en un seguimiento de normas. El sistema se solidifica y los pensadores creativos reciben el mensaje de que dejen de cuestionar el statu quo. Este tipo de organización es muy especializada y se adapta bien a formatos tradicionales. No obstante, transcurridos el paso del tiempo, el modelo debe cambiar inevitablemente, y la mayoría de estas empresas no son capaces de adaptarse.

Para evitar la rigidez de una sobreespecialización y el caos del crecimiento, a la par que mantenemos la libertad, trabajamos para tener un formato que sea lo más flexible posible, dadas nuestras ambiciones de crecimiento, y para que la excelencia laboral siga aumentando. Trabajamos para tener un equipo de personas con autodisciplina que descubren y solucionan problemas sin que nadie les tenga que decir que deben hacerlo.

Para luchar contra la burocracia asfixiante, nos esforzamos por aumentar la libertad de cada uno. 

Se podría pensar que el concepto de libertad puede derivar en caos, pero no tenemos una política de vestimenta, y nunca nadie se ha aparecido desnudo en la oficina. La lección es que creemos que “no se necesitan políticas para todo”. La mayoría de la gente comprende los beneficios de ir vestida al trabajo.

Existen algunas excepciones importantes a nuestra filosofía en contra del exceso de reglas y en pro de la libertad. Somos muy estrictos con las cuestiones éticas y de respeto recíproco. 

En general, la libertad y una rápida recuperación son mejores que intentar evitar los errores. Estamos en una institución creativa, no en una en la que la seguridad sea crucial. Nuestra gran amenaza con el paso del tiempo es la falta de innovación, de modo que debemos ser relativamente tolerantes ante los fallos. Una recuperación rápida es posible si la gente tiene buen criterio, pero la seducción se produce al pensar que la prevención de los errores suena muy bien, aunque muchas veces sea ineficaz. Siempre estamos alerta por si una excesiva prevención de los errores obstaculiza el trabajo creativo e innovador.

En contadas ocasiones, se abusa de la libertad, pero estos son casos aislados, por lo que evitamos corregir más de la cuenta. El hecho de que algunas personas abusen de la libertad no significa que nuestro equipo no sea digno de la mayor confianza.

 

Referentes si, líderes no.

“Si no estamos de acuerdo con algo, lo podemos discutir, si algo no está claro nos podemos interrumpir, pero si creemos que es claro y que estamos de acuerdo, podemos hacer de 'abogados del diablo' como ejercicio para pulir las ideas”

Alberto Benegas Lynch (h)

 

En cada decisión importante hay un referente responsable que toma una determinación conforme a su criterio, después de compartir y asimilar los puntos de vista de los demás. Buscamos puntos de desacuerdo; el desacuerdo no es fácil ni espontáneo, por lo cual hacemos un esfuerzo conjunto por estimularlo. No esperamos un consenso, ni impulsamos decisiones rápidas y desinformadas. 

Si no estás de acuerdo en una cuestión fundamental, es tu responsabilidad explicar por qué discrepas, idealmente tanto a viva voz como por escrito. La conversación puede esclarecer las distintas perspectivas y la redacción concisa de los asuntos principales ayuda a reflexionar sobre el curso que hay que tomar, además de que facilita que las ideas se compartan ampliamente. Cada integrante de Pint tiene la responsabilidad de acoger, entender y considerar las opiniones entre compañeros, aunque sin estar de acuerdo. Luego de cada decisión, esperamos que todos contribuyan a que esta tenga el mayor éxito posible. Más adelante, si se dispone de nueva información relevante, es posible retomar conversaciones sobre el mismo tema. Discrepar en silencio, en cambio, es una actitud inaceptable e improductiva.


 

En busca de la excelencia

“Si quieres construir un barco, no convoques a los hombres para que reúnan madera, no dividas el trabajo y les des órdenes. Mejor enséñales a anhelar el vasto e infinito mar”

Antoine de Saint-Exupéry

 

El éxito de un ambiente laboral en el que estamos “alineados, pero sin perder autonomía” depende de los esfuerzos colaborativos de individuos con un alto desempeño y de un contexto eficaz. A la larga, el objetivo final es crecer como propuesta de valor para tener un mayor impacto, y mantener nuestra flexibilidad y agilidad. Buscamos ser excelentes, rápidos y ágiles.

No buscamos preservar nuestra cultura, sino mejorarla. Cada persona que se une nos ayuda a desarrollar y a que evolucione la cultura. Encontramos nuevas formas de lograr más cosas juntos. En pocos años, observamos que nuestra eficiencia operativa aumenta. Estamos aprendiendo más rápidamente que nunca porque tenemos más gente dedicada con perspectivas diversas que intentan encontrar mejores métodos para que nuestro talentoso equipo trabaje de una forma más coordinada, ágil y eficaz.